Cierre de perforación de tabique nasal (perforación septal) grandes, resultados exitosos

El tabique nasal es una estructura rígida que separa el interior de la nariz en dos cavidades, derecha e izquierda. Se compone de una lámina de hueso y otra de cartílago cubiertas por mucosa a cada lado. Mucosa es el nombre que recibe esta estructura que recubre el tabique, similar a una piel húmeda comparable al interior de la boca. El tabique es importante tanto para la forma como para la función de la nariz. Si se desvía, problemas de respiración pueden surgir (tabique desviado (ver más) y septoplastia (ver más)). Cuando el tabique presenta un agujero u orificio que comunica una fosa nasal con la otra se denomina perforación septal . Esta comunicación interna anormal entre los dos lados de la nariz, en principio no causa ningún daño. De hecho, la mayoría de las perforaciones del tabique son asintomáticos y no causan problemas para el paciente. Pero orificios más grandes puede ser traer problemas desde el punto de vista funcional y médico.
 
¿Qué causa perforaciones del tabique nasal?
Hay tres grupos de causas: traumatismos, medicamentos/drogas y otras enfermedades.
  • Traumatismos: Los mas frecuentes se producen por cirugías previas (septoplastia, rinoplastia (ver más) y la cauterización de la nariz), fractura nasal (ver más) con una lesión en el tabique, cuerpos extraños dentro de la nariz y la auto-manipulación (es decir, hurgarse la nariz).
  • Medicamentos y Drogas: Inhalación de cocaína (común) (ver más), aerosoles nasales y vapores cáusticos.
  • Otras enfermedades: Cáncer nasal, linfoma, enfermedades inflamatorias y las infecciones. Si el problema que causó la perforación todavía existe, la cirugía no es una buena opción. Primero se debe resolver este problema antes de pensar en una cirugía.
 
¿Qué síntomas pueden presentar una perforación del tabique nasal?
Noventa y cinco por ciento de las perforaciones del tabique se producen en la parte cartilaginosa de la nariz. Debido a que este se encuentra en la parte anterior del tabique nasal, es más fácil traumatizarlo y que se vea afectado por las drogas. En contraste con el hueso, el cartílago no tiene su propio suministro de sangre por lo que es más susceptible a las lesiones, infecciones y enfermedades. Los agujeros pequeños son generalmente asintomáticos y pueden ser un hallazgo inesperado a través de un examen médico como es la videoendoscopia nasal (ver más). Las perforaciones pequeñas también pueden causar un sonido, como un silbido durante la inspiración que puede ser molesto para la persona. Los bordes del agujero pueden ser frágil y causar sangrado nasal frecuente (también conocido como epistaxis) (ver más). Las perforaciones mayores pueden causar la formación de costras, obstrucción nasal (ver más), secreciones y mal olor de la nariz. Perforaciones del tabique que interfieren con el apoyo estructural de la nariz puede causar cambios en la forma nasal, colapso y "nariz en silla de montar".